Tennessee Titans 2019

Récord 2018: 9 – 7

Draft (por orden de selección): DT Jeffery Simmons (pick 19), WR A.J. Brown (pick 51), G Nate Davis (pick 82), S Amani Hooker (pick 116), EDGE D’Andre Walker (pick 168), LB David Long (pick 188)

Agencia libre

Jugadores adquiridos (equipo de origen): G Rodger Saffold (LA Rams), WR Adam Humphries (Tampa Bay), DE Cameron Wake (Miami), DT Brent Urban (Baltimore)

Jugadores perdidos (equipo destino): G Josh Kline (Minnesota), TE Luke Stocker (Atlanta), G Quinton Spain (Buffalo), QB Blaine Gabbert (Tampa Bay), DT Darius Kilgo (Detroit)

En 2018, Tennessee no corrió con tanta suerte como en 2017 y, a pesar de haber logrado el mismo récord, se quedó fuera de los playoffs cayendo al #3 de la división. El primer mes de la temporada lució esperanzador tras haberlo finalizado con récord de 3 – 1. Sin embargo, en los meses de octubre y noviembre, el equipo no lograría tener desempeño estable obteniendo un récord de solo 2 – 5. Una paupérrima producción ofensiva sería lo que afectaría en esos meses. Basta decir que Tennessee promedió solo 11.6 puntos en sus derrotas en ese periodo. Aún con un buen cierre en diciembre (4 – 1), no sería suficiente para acceder a los playoffs.

Con el ascenso de Indianápolis y Houston, las oportunidades para Tennessee en 2019 lucen reducidas, sobre todo porque ha sido un equipo de altibajos comenzando por la posición de QB y el staff de coacheo. Para poder figurar, Tennessee tendría que aspirar a un récord de doble dígito de victorias y eso no ocurre desde la temporada 2008. Así que de inicio, el camino luce cuesta arriba para esta franquicia.

Staff

Captura de Pantalla 2019-08-03 a la(s) 14.45.30

El debut de Mike Vrabel no fue ni brillante ni oscuro, justo estuvo en medio. Digamos que hasta pasó desapercibido, pues no se notó un cambio relevante en la identidad del equipo. Vaya, hasta el récord fue el mismo que en la temporada previa con Mike Mularkey. Para esta temporada, Vrabel tendrá que continuar haciendo lucir, por lo menos, a su defensiva; pues es el área en que se especializa.

Arthur Smith será el coordinador ofensivo tras la partida de Matt LaFleur a Green Bay. Smith es parte del equipo desde 2011 y ha pasado por diversas posiciones: control de calidad defensivo (2011), control de calidad ofensivo (2012), asistente de línea ofensiva (2013), asistente de alas cerradas (2014 – 2015) y coach de alas cerradas (2016 – 2018). Su trabajo irá ligado en la manera en la que logre a echar a una ofensiva área que ha estado aletargada. Defensivamente, Dean Pess continuará al mando y buscará mantenerse en el Top 10 de la liga.

Jon Robinson entrará a su cuarta temporada con el equipo. En el draft, estuvo mucho más cargado hacia la defensiva, aunque también agregó un receptor que se espera ayude a Marcus Mariota inmediatamente. En la agencia libre, sus principales movimientos estuvieron orientados a fortalecer la línea ofensiva y defensiva. Hasta el momento, su trabajo ha dado estabilidad a Tennessee, pero no ha sido suficiente para hacerlo trascender.

Ofensiva

Captura de Pantalla 2019-08-03 a la(s) 14.46.28

El declive ofensivo que Tennessee había mostrado en 2017 continuó en 2018. De ser la ofensiva #19 en puntos, pasó a ser la #27. La que alguna vez fue proyectada para ser una de las ofensivas más dinámicas en la AFC, quedó reducida a una ofensiva unidimensional durante la temporada pasada. Claramente, la ofensiva aérea quedó sepultada en la ignominia, solo haciéndose presente con algunos chispazos ocasionales. La cifra de 16 pases de anotación es vergonzosa. En cuanto a la ofensiva terrestre, ésta logró mejorar hacia el final de la temporada cuando Derrick Henry promedió más de 20 acarreos por juego. Además, la línea, que solía ser una de las fortalezas, ya no fue tan dominante, sobre todo en protección de pase.

Captura de Pantalla 2019-08-03 a la(s) 14.45.51

La temporada 2019 será vital en la carrera de Marcus Mariota. Con base en lo que pase en ésta, es muy probable que se defina su permanencia en el equipo para 2020. En esta pretemporada, he dejado de leer la sentencia de “este será el año de Mariota” pues el QB se ha quedado corto en demasiadas ocasiones debido a lesiones y a desempeño fluctuante. Es importante tomar en cuenta que tendrá a su cuarto coordinador ofensivo desde que llegó a la NFL. Así que ha estado expuesto a demasiados cambios. Arthur Smith es un viejo conocido en el equipo, así que la transición no debería ser tan complicada. Ryan Tannehill será su suplente y ayudará a poner presión sobre Mariota durante la pretemporada. Al fin y al cabo, la competencia suele sacar lo mejor de los jugadores.

La estrategia más sensata para esta ofensiva sería disminuir la presión sobre su QB continuando con el énfasis en el juego terrestre como al final de la temporada pasada. Al fin y al cabo, el grupo de corredores es sólido con Derrick Henry y Dion Lewis. La otra situación que fortalece esta premisa es que el grupo de receptores también ha quedado a deber. Corey Davis entrará a su tercera temporada y ha producido a cuenta gotas para un WR seleccionado como #5 global. La adición de Adam Humphries dota al equipo de un jugador dinámico desde el slot y, sobre todo, con desempeño más consistente que el mostrado por Tajae Sharpe y Taywan Taylor. Adicionalmente, Delanie Walker estará de vuelta, aunque no sería sorpresa que se repartiera el trabajo con Jonnu Smith.

La línea ofensiva contará con Rodger Saffold y Nate Davis (novato) como sus nuevos elementos. Jack Conklin viene de una temporada con lesiones y donde perdió siete juegos. Sin embargo, si logra estar sano, esta línea tiene todo para estar entre las mejores y darle a la ofensiva la oportunidad de mejorar considerablemente la producción de 2018.

Defensiva

Captura de Pantalla 2019-08-03 a la(s) 14.46.39

La defensiva tuvo un gran progreso en 2018 finalizando entre el Top 5 en puntos permitidos. Previamente había estado en el #17. Si en algo se notó el trabajo de Mike Vrabel fue precisamente en esta área. La secundaria hizo muy buen trabajo y parece irse estableciendo como una de las más consistentes en la liga. El “Front 7” hizo agua en algunas ocasiones permitiendo una cifra alta en yardas terrestres. No obstante, permitió muy pocos touchdowns por esa vía. Así que la defensiva presenta muy buenos antecedentes.

Captura de Pantalla 2019-08-03 a la(s) 14.46.10

Para esta temporada, la defensiva tendrá una estructura muy similar a la de 2018. Después de los buenos resultados obtenidos, no era necesario hacer cambios tan significativos. Las principales adiciones son Jeffery Simmons (selección de 1ª ronda) y Cameron Wake. La selección de Simmons obedece a la necesidad de solidificar el interior de la línea buscando reducir los espacios que tuvieron los rivales para correr entre los tacles. Si Simmons se adapta rápidamente al nivel profesional, podría conformar una pareja letal para el juego terrestres con Jurrell Casey. Por otro lado, Wake ha sido traído para buscar reemplazar la producción pérdida tras el retiro de Brian Orakpo. Wake es un veterano probado y que aún domina en la presión sobre el QB. Regularmente ha trabajado como ala defensiva, así que será interesante ver su adaptación como OLB.

Del resto de la defensiva, sobresale el trío de LBs integrado por Rashaan Evans, Wesley Woodyard y Harold Landry. De estos, el más veteranos es Woodyard y ha ido erigiéndose como el líder de la defensiva. Evans y Landry apenas estarán en su segundo año, así que el rango de mejora es muy amplio. Ambos son jugadores talentosos que ya hicieron lucir parte de su capacidad. Creo que Landry en especial podría tener una temporada sobresaliente en 2019 con una producción considerable en capturas.

La secundaria se mantiene en buena forma. Kevin Byard ya no repitió como All Pro en 2018, pero aún es un safety de excelente nivel. Adoree’ Jackson va estableciéndose como un CB dominante y esta podría ser la temporada en la que finalmente despegue.

Equipos especiales: Ryan Succop se mantiene como el responsable de los goles de campo y patadas de salida. Es muy confiable en distancias menores a 40 yardas (18/19). Su efectividad global en intentos de goles de campo fue de 86.7% (26 / 30). Los responsables de los regresos serán Adoree’ Jackson (despejes) y Darius Jennings (kickoff).

Pronóstico: Tennessee cuenta con un equipo balanceado. Por ahora, las principales dudas giran en torno a la capacidad de la ofensiva aérea. Mariota estará trabajando con su cuarto coordinador y tiene pendiente demostrar que está suficientemente sano para aguantar una temporada completa. Esa combinación de factores luce complicada para que la ofensiva realmente pueda establecerse. Adicionalmente, su grupo de receptores es, a lo más, de nivel promedio por el momento. Tal vez si Tennessee intentara replicar la filosofía ofensiva de Baltimore con Lamar Jackson habría posibilidades de tener más consistencia. En cuanto a la defensiva se refiere, me parece que debe mantenerse en el Top 10.

Captura de Pantalla 2019-08-03 a la(s) 14.46.57

El calendario de Tennessee es el #9 en dificultad. El inicio luce bastante complicado a pesar de los récords de sus rivales en 2018. Si la ofensiva no despierta rápido, veo posible que este equipo pudiera irse 0 – 4 en el primer mes. Para octubre, la exigencia disminuye, dándole oportunidad a Vrabel y compañía de recuperarse. Sin embargo, el mal inicio les pesará por el resto de la temporada, dejándolos fuera de la competencia por el #1 de la AFC Sur.

Récord 2019: 6 – 10.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s