Semana 14 (2016): Análisis y Pronósticos de los Juegos

Por Anuar

Entramos de lleno al último cuarto de la temporada. En la AFC, todavía hay 13 equipos que pueden aspirar a la calificación. NY Jets, Jacksonville y Cleveland son los que ya solo les resta esperar para ver en que posición del draft estarán. En la NFC, ya hay un equipo calificado que es Dallas, así que solo restan cinco boletos disponibles para los playoffs y son 14 equipos los que todavía pueden acceder a esa instancia, solo San Francisco está fuera de esa competencia. Así que aún nos aguardan semanas de muchas emociones y muy competitivas.

La semana 14 tendrá varios juegos entre rivales divisionales: Houston vs. Indianápolis, Cincinnati vs. Cleveland, Washington vs. Filadelfia, Nuevo Orleans vs. Tampa Bay, Chicago vs. Detroit y Dallas vs. NY Giants (Además, del que ya se jugó entre Oakland y Kansas City). Con excepción del de Cincy, todos tienen impacto directo en el escenario de playoffs pues involucran al menos a un equipo que se encuentra en el escenario de playoffs o que está muy cerca de meterse en él. Adicionalmente, los juego entre Seattle y Green Bay, así como el de Baltimore y Nueva Inglaterra lucen prometedores.

El resultado de los picks de la semana pasada fue de 9 – 6 dejando el récord global del blog en 106 – 86.
Pittsburgh (7 – 5) vs. Buffalo (6 – 6)

Pittsburgh llega a este juego buscando como el #2 de la AFC Norte pisándole los talones a Baltimore. Tiene récord de 1 – 2 contra la AFC Este. Buffalo llega como #3 de esa división y tiene récord de 1 – 1 contra la AFC Norte.

La ofensiva de Pittsburgh llega a este juego habiendo anotado 24 puntos o más en sus últimos cuatro juegos (106 puntos en total). Ben Roethlisbereger, Le’Veon Bell, Antonio Brown y, más recientemente, Ladarius Green han sido muy productivos en este periodo. Mientras tanto, la defensiva de Buffalo ha venido a la baja, especialmente en contra de la carrera (#26). En su juego más reciente (Oakland), permitió 38 puntos y 139 yardas terrestres y dos touchdowns. Definitivamente, no son las mejores referencias cuando están por enfrentar a un Bell que ha estado imparable y a un Roethlisberger con muchas más opciones en la ofensiva aérea.

Buffalo ha continuado produciendo con su ofensiva terrestre que es la mejor en lo que va de temporada. LeSean McCoy (949 yardas, 9 Tds) ha vuelto a lucir como en sus mejores momentos entre la temporada 2012 y 2013, mientras que Tyrod Taylor (469 yardas, 6 Tds) es el QB con más yardas terrestres hasta el momento. Se toparán con una defensiva de Pittsburgh que solo ha permitido un juego de más de 100 yardas en el últimos mes (vs Dallas), luciendo cada vez más sólido en ese rubro. Aprovechando el regreso de Sammy Watkins, Buffalo debe sacar ventaja de lo vulnerable que es la secundaria de Pittsburgh. El problema es que Taylor solo ha pasado para más de 200 yardas una vez en el último mes.

El New Era Stadium abrirá su puertas de nuevo para dar inicio a una serie de tres juegos consecutivos en casa para Buffalo. Como local, el equipo dirigido por Rex Ryan tiene récord de 3 – 2. Pittsburgh podría hacer de este juego un posible “shoot out” y ya vimos la semana pasada en Oakland que Buffalo no está estructurado para responder a una situación así. Los CBs tendrán una tarde difícil en contra de Antonio Brown y compañía. Pronóstico: Pittsburgh 31 – Buffalo 20.

Denver (8 – 4) vs. Tennessee (6 – 6)

Enfrentamientos entre equipos que tendrán un cierre de temporada con mucha presión. Tanto Denver como Tennessee están en la pelea por un lugar en los playoffs. Denver es #3 en la AFC Oeste (aún con mejor récord que los #1 de la AFC Norte y la AFC Sur). Tennessee está empatado con Houston e Indianápolis en la cima de la AFC Sur.

La principal interrogante para este fin de semana en torno a la ofensiva de Denver es quien será el quarterback. Paxton Lynch aún está en pleno aprendizaje. En contra de la defensiva de Jacksonville, solo lanzó para 104 yardas. Por su parte, Trevor Siemian parece haber progresado en su lesión en el pie, aunque su participación aún no es segura. Tiene dos juegos de mas de 300 yardas, mismos en los que ha lanzado al menos tres pases de touchdown. Así que claramente, la mejor opción es Siemian. La defensiva aérea de Tennessee es una de las peores en la liga (#26), así que el duelo es bastante favorable. Si Siemian llegara a estar listo para el domingo, Demaryiust Thomas y Emmanuel Sanders podrían tener un día muy productivo. Por carrera, habrá que ver si Justin Forsett logra hacer que la ofensiva terrestre de Denver sea más dinámica, pues Devontae Booker no ha podido ser factor y llega como la #23 a esta semana, con solo un touchdown en el último mes.

Marcus Mariota estará de vuelta después de su semana BYE. Su desempeño ha mejorado mucho en los últimos dos meses. Tan solo de la semana 7 a la 12, lanzó 15 pases de touchdown y solo dos intercepciones, además de agregar una anotación más por la vía terrestre. Adicionalmente, la ofensiva terrestre de Tennessee se mantiene en el TOP 5 (#3). Así que tendrán un duelo de poder a poder contra la defensiva de Denver que es la sexta mejor (19.1 puntos por juego). Esta será una de las pruebas más exigentes para Mariota y compañía pues tiene tiempo que no enfrentan a una defensiva competitiva. La más reciente fue Houston en la semana 4. Así que este juego será un buen parámetro para definir si el progreso de Mariota y el resto de la ofensiva es legítimo o mucho ha tenido que ver lo fácil de su calendario.

Tennessee estará de regreso en casa donde está 3 – 3. Denver lo ha hecho bien como visitante con un récord de 4 – 2. La defensiva de Denver tiene la capacidad de mantener bajo control a la explosiva ofensiva de Tennessee, más que nada porque está tiene varias semanas sin medirse ante un rival de buen nivel. Si Siemian está disponible para el domingo, habrá muchas oportunidades para que Denver pueda mover con efectividad el balón por pase. Pronóstico: Denver 23 – Tennessee 13.

Washington (6 – 5 – 1) vs. Philadelphia (5 – 7)

Duelo entre rivales de la NFC Este. Washington está apenas arriba de Philadelphia en la división y tras su derrota en Arizona, se encuentra fuera del escenario de playoffs. Philadelphia ha perdido cinco de sus últimos seis juegos. Cuando se enfrentaron por primera vez en la semana 6, Washington se impuso 27 – 20.

Kirk Cousisn entregó un par de veces el balón en la semana 13 tras no haberlo hecho en tres semanas consecutivas. Esto terminó mermando las posibilidades de una victoria para Washington. No obstante, esta ofensiva aún se mantiene entre las mejores 10 en esta temporada. En su primer encuentro contra Phily, Cousins lanzó para 263 yardas, dos touchdowns y una intercepción. En aquel momento, apenas comenzaba a agarrar ritmo. Ahora, llega con excelente entendimiento y sincronía con sus receptores, además de bien apoyado por Rob Kelley y Chris Thompson en la ofensiva terrestre. La defensiva de Philadelphia aún mantiene buenas estadísticas (#10, 20.4 puntos por juego), pero ya no ha podido ser factor para llevar a su equipo a la victoria, las entregas provocadas han sido mucho más esporádicas.

Ofensivamente, Philadelphia ha lucido mal. En las últimas cuatro semanas, solo ha podido rebasar la marca de los 20 puntos en una ocasión. Carson Wentz goza de poco apoyo por parte de sus receptores y de la ofensiva terrestre. Basta decir que en la semana 13, lanzó 60 pases y su mínimo ha sido de 36 en las últimas seis semanas (1 – 5). Con una carga de trabajo tan grande y con tan poco apoyo del resto el equipo, está difícil que el novato pueda tener éxito. La defensiva de Washington volverá a ser otra aduana complicada, especialmente por las 30 capturas que ya acumula.

Philadelphia había venido jugando bien como local hasta su derrota en la semana 12 contra Green Bay. Su récord es de 4 – 1. No obstante, con el poco éxito que ha tenido su ofensiva y el buen ritmo que trae la de Washington, es muy posible que sufra su segunda derrota en casa. Pronóstico: Washington 28 – Philadelphia 20.

Arizona (5 – 6 – 1) vs. Miami (7 – 5)

Arizona y Miami son equipos que están en la pelea por un lugar en los playoffs. Miami está muy cerca, mientras que Arizona aún se encuentra rezagado. En contra de la AFC Este, Arizona tiene récord de 1 – 2, mientras que Miami tiene récord de 2 -1  contra la NFC Oeste.

Carson Palmer viene de su mejor juego reciente al lanzar para 300 yardas y tres touchdowns en contra de la defensiva de Washington. Fue su primer partido sin intercepciones desde la semana 7. Sin embargo, la historia en la ofensiva de Arizona continúa siendo David Johnson que produce sin importar el rival ni las condiciones. La defensiva de Miami viene de ser arrollada por Baltimore tanto por pase como por carrera. Además, en su último juego como local, Miami le dio muchas facilidades a Colin Kaepernick y el resto de la ofensiva de San Francisco. Así que tanto Palmer como Johnson tendrán oportunidades para producir.

La magia de Jay Ajayi se ha diluido en el último mes. Este corredor no ha podido superar las 100 yardas desde la semana 9 y solo tiene un touchdown en ese lapso. Aún sin la producción de Ajayi, Miami está 3 – 1. Sin embargo, la semana pasada ya se vio que Ryan Tannehill difícilmente podrá sacar adelante juegos contra defensivas de buen nivel. La de Arizona viene de limitar a una de las más explosivas (Washington), así que parece que será otro juego difícil para Tannehill. Si Miami desea estar cerca en el marcador, necesita que Ajayi vuelva a dar otro juego como aquellos de 200 yardas en las semanas 6 y 7. Arizona ha permitido 329 yardas y seis touchdowns terrestres en su tres últimas visitas.

Las ofensivas terrestres tendrán un peso importante en este juego. La de Arizona llega en mucho mejor forma que la de Miami y eso será factor. Pronóstico: Arizona 21 – Miami 14.

Minnesota (6 – 6) vs. Jacksonville (2 – 10)

Minnesota buscar romper una racha de dos derrotas al hilo, aunque en realidad, solo ha ganado uno de sus últimos siete juegos. La racha de derrotas de Jacksonville se extiende a siete juegos.

La defensiva de Minnesota demostró ante Dallas que aún está entre lo mejor en esta temporada. Tal vez por momentos no pueda lograr la jugada grande, pero tarde o temprano, la consigue. En contra de una ofensiva comandada por Blake Bortles, esa tarea será mucho más sencilla. Bortles no ha dejado de entregar el balón y, de hecho, viene de una semana en la que lo entregó tres veces. Jacksonville luce como la víctima perfecta para que Minnesota vuelva a mostrar su dominio defensivo y en equipos especiales. Adicionalmente, Minnesota está 2 – 0 contra la AFC Sur. Pronóstico: Minnesota 30 – Jacksonville 13.

Houston (6 – 6) vs. Indianapolis (6 – 6)

Segundo enfrentamiento entre estos rivales de la AFC Sur. Houston ganó el primero en tiempo extra con marcador de 26 – 23.

La ofensiva de Houston sigue como una de las peores (#28). Brock Osweiler (2,509 yardas, 14 Tds, 13 Ints) produce a cuenta gotas. Ante la inefectividad de la ofensiva aérea, Lamar Miller (903 yardas, 3 Tds) suele ver frentes defensivos muy poco viables para la carrera. Su mejor juego de la temporada lo dio, precisamente, en contra de Indianapolis al correr para 149 yardas y un touchdown, además de sumar 29 yardas y otra anotación en tres recepciones. El problema para Houston es que como visitante su producción es aún más baja sin importar el nivel del a defensiva que enfrente. Miller solo ha conseguido 350 yardas y un touchdown como visitante (seis juegos). Por su parte, Osweiler ha lanzado para seis touchdowns y tres intercepciones en esos mismos juegos. Indianapolis dista de tener la defensiva más sólida, pero la problemas de producción ofensiva de Houston han ido más allá del rival que enfrenten.

Andrew Luck viene de un gran juego en contra de NY Jets. Luck lanzó para 278 yardas y cuatro touchdowns. Mientras el esté al mando de la ofensiva de Indianápolis, ésta podrá producir como las mejores en la liga. La defensiva de Houston viene de un juego difícil en el Lambeau Field, donde con todo y nieve, Aaron Rodgers pudo establecer el juego aéreo. Además, la defensiva aérea de Houston ha ido a la baja y después de solo haber permitido seis pases de Td en los primeros ocho juegos, ha permitido 10 en los últimos cuatro (tres de ellos como visitante). Así que Luck seguramente podrá explotar esta baja de nivel.

Desde que el estadio de Indianapolis fue renombrado como Lucas Oil Stadium en 2008, Houston solo ha ganado un juego ahí y fue en 2015 con JJ Watt en la defensiva. De la manera como ha jugado como visitante, se percibe muy complicado que repita la hazaña en 2016. Pronóstico: Indianapolis 21 – Houston 17.

San Diego (5 – 7) vs. Carolina (4 – 8)

San Diego y Carolina vienen de perder y sus posibilidades de estar en los playoffs ya son mínimas. Ambos están sepultados en el sótano de la AFC Oeste y de la NFC Sur, respectivamente.

Philip Rivers mantiene a la ofensiva de San Diego como una de las más productivas. El problema es que no ha dejado de cometer errores que derivan en entregas de balón. Tan solo en los últimos cinco juegos (récord 2 – 3) ha lanzado 10 intercepciones por  12 touchdowns. Todos los partidos en los que ha lanzado dos o más intercepciones han sido derrotas para su equipo. En Carolina, se encontrará con una de las peores defensivas aéreas (#30) en esta temporada. Además, Carolina no logra dos o más intercepciones en un juego desde la semana 2 cuando enfrentó a San Francisco. Si Rivers es interceptado en múltiples ocasiones, realmente no habrá esperanza para San Diego en lo que resta de la temporada.

La ofensiva de Carolina viene de su peor exhibición en la temporada al solo producir siete puntos. Además, parece que existe un distanciamiento entre Cam Newton y Ron Rivera (HC). La energía de este grupo está totalmente diluida. Si bien San Diego posee a una defensiva bastante vulnerable en contra del pase, no se ve como Newton pueda aprovechar esa situación con un grupo de receptores que ha estado muy flojo a lo largo de la temporada. Kelvin Benjamin solo tiene un juego de 100 yardas o más en la temporada (semana 2) y solo ha atrapado dos pase más de Td desde ese día. Una situación muy similar ha vivido Greg Olsen que no rebasa la marca de las 100 yardas desde la semana 5. Con esta sequía ofensiva y con los conflictos extra cancha, el panorama no luce muy bien para Carolina. Pronóstico: San Diego 27 – 21 Carolina.

Cincinnati (4 – 7 – 1) vs. Cleveland (0 – 12)

Cincinnati y Cleveland, rivales en la AFC Norte, vuelven a encontrarse. Su primer juego en 2016 fue en la semana 7 y Cincy se impuso 31 – 17. Desde entonces, entre ambos solo han ganado un juego más.

El equipo dirigido por Marvin Lewis buscará hilar su primera racha de victorias. Hasta el momento, los triunfos que han tenido han sido en semanas aisladas. Llegan a este juego tras una buena actuación tanto ofensiva como defensiva en contra de Filadelfia. El principal “pero” para Cincy es que ha tenido muchos problemas como visitante y solo ha ganado un juego (1 – 5). Sin embargo, no es como que Cleveland haya aprovechado en algún momento ser local.

La principal noticia en torno a Cleveland es que Robert Griffin III podría ser el quarterback para esta semana. Además de regresar de su semana BYE, no hay otro elemento que pueda respaldar alguna posible victoria de este equipo. Pronóstico: Cincinnati 28 – Cleveland 17.

Chicago (3 – 9) vs. Detroit (8 – 4)

Después de un inicio flojo con récord de 1 – 3, Detroit ha enderezado el rumbo de su temporada y solo ha perdido un juego en las últimas nueve semanas (bye incluido). De hecho, una de sus dos últimas derrotas sucedió en contra de Chicago en la semana 4. Sorprendentemente, dos de las victorias del equipo dirigido por John Fox han sido en juegos contra la NFC Norte.

Con Matt Barkley como QB y Jordan Howard recibiendo un nivel de acarreos considerable, este equipo ha conseguido mantenerse en la competencia en cuatro de sus cinco juegos más recientes. En Detroit, se encontrarán con una defensiva que ha tenido actuaciones muy sólidas como local. En sus últimos dos juegos en casa (semana 11 y 12), Detroit solo permitió un total de 32 puntos. En el papel, su secundaria aún continúa siendo vulnerable al ser #20 en yardas permitidas, aunque solo ha aceptado un pase de touchdown y ha logrado seis intercepciones en las últimas tres semanas. Barkley tendrá que ser muy cuidados con el balón. Por su parte, Howard tendrá que buscar superar las 100 yardas. El último equipo que le ganó a Detroit fue Houston y, precisamente, logró correrle para más de 100 yardas.

Matthew Stafford (3,224 yardas, 21 Tds, 5 Ints) mantiene viva a la ofensiva de Detroit. En realidad, no hay otro factor que la impulse más. Por carrera, la aportación tanto de yardas como de puntos ha sido mínima. En el juego en contra de Chicago en la semana 4, Stafford lanzó para 213 yardas y fue interceptado en dos ocasiones. Ha sido su peor juego de la temporada. Seguramente, John Fox y Vic Fangio buscarán aplicar la misma estrategia. Desde ese juego, Stafford solo ha lanzado una intercepción. Así que no será sencillo sacarlo de concentración. Si Stafford mantiene el buen desempeño de las últimas semanas, será complicado para Chicago sorprender como visitante.

El Ford Field abrirá sus puertas por penúltima vez en temporada regular. Como local, Detroit no pierde desde la semana 2 (5 – 1). Chicago esta aún por lograr su primer triunfo fuera de casa (0 – 6). Es posible que sea un juego cerrado, pero Detroit definitivamente sale con ventaja. Pronóstico: Detroit 23 – 20 Chicago.

NY Jets (3 – 9) vs. San Francisco (1 – 11)

Dos equipos con el rumbo totalmente extraviado. San Francisco no gana desde la semana 1 y NY Jets desde la semana 8.

En este tipo de juegos no hay mucho que comentar. NY Jets se vio totalmente desganado en su juego contra Indianápolis el lunes pasado y ahora es turno de Bryce Petty de ser el quarterback titular. Aún una defensiva tan mala como la de San Francisco podría sorprender a un jugador con tan poca experiencia como Petty. Habrá que ver si Todd Bowles echa a andar a la ofensiva terrestre con Matt Forte y Bilal Powell. Esa sería la mejor estrategia contra una defensiva que permite tantas yardas por tierra.

Por parte de San Francisco, me parece que si Colin Kaepernick vuelve a ser el quarterback es posible que pueda aprovechar de la ineficacia de la defensiva de NY Jets. En contra de Indianápolis, la displicencia mostrada en las coberturas eran de pena. De la manera como se había visto Kaepernick previo al juego con nieve en Chicago, es muy probable que podría tener éxito contra esta defensiva.

Los juego entre equipos tan malo están entre los más difíciles de predecir. En el papel, NY Jets tiene mejor defensiva, pero su ofensiva no es confiable. Por otro lado, San Francisco tiene pésima defensiva, pero su ofensiva podría responder. Además, es local en un juego que implica viaje de costa a costa. Pronóstico: San Francisco 21 – NY Jets 17.

New Orleans (5 – 7) vs. Tampa Bay (7 – 5)

New Orleans llega a esta semana tras haber sido derrotado en su propia casa por Detroit. Esto lo ha alejado considerablemente de la competencia por un lugar en los playoffs. Para meterse de nuevo, necesita un triunfo en Tampa Bay, equipo que acumula cuatro triunfos al hilo y está muy cerca de apoderarse del #1 de la NFC Sur.

Drew Brees tuvo uno de los peores juegos como local en lo que va de su carrera. Lanzó para 326 yardas y tres intercepciones sin anotaciones. Algo muy poco común para este quarterback cuando juega en casa. Ahora, es turno de que enfrente a una defensiva que ha venido de menos a más en la temporada. En su racha de triunfos, ha logrado siete intercepciones y 12 capturas, además de no permitir más de 300 yardas áreas. Entre las víctimas de esta defensiva están Russell Wilson y Philip Rivers, así que no sería extraño que Brees también pudiera sufrir una suerte similar.

Jameis Winston está jugando a un gran nivel y haciendo que su grupo de receptores, especialmente, Mike Evans y Cameron Brate luzcan. Después de lo que Matthew Stafford (341 yardas, 2 Tds) logró en contra de la defensiva de New Orlenas, Winston tiene un escenario muy favorable para tener un día productivo con Evans y Brate. De por si, Evans ha estado imparable. Doug Martin ha tenido actuaciones modestas, sin embargo, en contra de la defensiva de Nuevo Orleans, las oportunidades se darán por la vía aérea, principalmente.

New Orleans está 2 – 3 como visitante y 1 – 2 contra rivales divisionales. Tampa Bay no ha sido tan efectivo como local (2 – 4), aunque ha ganado los dos últimos y está 2 – 1 contra rivales divisionales. Me parece que aún si Brees logra reponerse de la semana pasada, Winston y compañía podrían imponerse en un shoot out. Al final, su defensiva ha sido mucho más efectiva. Pronóstico: Tampa Bay 31 – New Orleans 23.

Atlanta (7 – 5) vs. Los Angeles (4 – 6)

Atlanta ha ido perdiendo impulso en las últimas semanas y solo ha ganado no de sus tres juegos más recientes. Esto ha disminuido el margen de ventaja que tenía sobre su rivales de la NFC Sur y está en riesgo de perder el #1. Por su parte, Los Angeles solo tiene una victoria desde la semana 4.

La ofensiva más explosiva en esta temporada no ha podido ser factor, al menos no del todo, para que su equipo se mantenga entre los mejores de la NFL en 2016. En el juego más reciente, las entregas de balón jugaron un papel fundamental para hundir a este equipo. No es una situación tan común, pues Atlanta se ubica como uno de los mejores equipos (#3) protegiendo el balón con solo 10 entregas. En Los Angeles, Matt Ryan y compañía se enfrentarán contra una defensiva que se ha doblado en los últimos dos juegos, aceptando 75 puntos. Como local, ha tenido mucho mejor desempeño (27 puntos en total en sus dos juegos más recientes), sin embargo, ha enfrentado a ofensivos mucho menos dinámicas (Carolin, Miami). Ryan y, sobre todo, Devonta Freeman y Tevin Coleman podrían sacar mucho provecho de esta defensiva.

Jared Goff continúa en proceso de aprendizaje. En su visita a Nueva Inglaterra, completó menos del 50% de sus pases (43.8%) y lanzó dos intercepciones por un touchdown. La defensiva de Atlanta será un rival mucho más sencillo, pues continúa como la peor en contra del pase. Además, también es bastante permisiva en el juego terrestre. Es posible que Todd Gurley pueda encontrar huecos que explotar. A Gurley le urge producir significativamente para mejorar sus cifras en 2016. Solo tiene una anotación desde la semana 5 y en ese lapso, solo ha superado las 70 yardas terrestres en una ocasión. En sus últimas dos visitas, Atlanta permitió 278 yardas terrestres.

En el papel, Atlanta sale con ventaja por el desempeño estadístico de su ofensiva. No obstante, no me sorprendería que Los Angeles pudiera darle un susto a un equipo que ya perdió con un equipo dirigido por otro novato (Filadelfia) y con una ofensiva muy irregular. Pronóstico: Atlanta 24 – Los Angeles 20.

Seattle (8 – 3 – 1) vs. Green Bay (6 – 6)

Algunos de los enfrentamientos más recientes entre estos equipos han tenido los finales más inesperados como el regreso (con todo y patada corta) en la Final de Conferencia de la temporada 2014 y aquel Hail Mary que “no fue” pero si contó en la temporada 2012. Seattle ha ganado tres de los últimos cuatro juegos contra Green Bay, aunque en el Lambeau Field no gana desde 1999.

Este juego será una prueba para la defensiva de Green Bay que jugó mucho mejor contra Houston, aunque Brock Osweiler no es precisamente la mejor referencia para sustentar una mejoría (tampoco lo es la ofensiva de Filadelfia que anda en una crisis profunda). Sin embargo, Russell Wilson apoyado con un explosivo Thomas Rawls y un grupo de receptores cada vez más dinámico serán una medida más objetiva del progreso de esta defensiva. Wilson y compañía arrollaron a la defensiva de Carolina el domingo pasado anotando 40 puntos. Y aunque han perdido dos des últimas tres juegos fuera de casa, su triunfo fue notable ya que sucedió en Foxboro.

Aaron Rodgers mantiene a flote al equipo, apoyándose en Jordy Nelson y Davante Adams, principalmente. Esta semana, tendrá un duelo mucho más exigente contra la defensiva de Seattle que ya no contará con Earl Thomas, pero continúa siendo una defensiva muy sólida. La presión que Michael Bennett y Cliff Avril puedan poner sobre Rodgers será importante para mantener bajo control a este quarterback. Como dato adicional, Christine Michael estará enfrentando al equipo con el que pasó la primera mitad de esta temporada.

La racha de victorias en el Lambeau Field de Green Bay sobre Seattle es abrumadora. No obstante, su defensiva, después de esa estrepitosa caída que tuvo hace una semanas, continúa sin convencerme. Pronóstico: Seattle 30 – Green Bay 24.

Dallas (11 – 1) vs. NY Giants (8 – 4)

Dallas se encuentra nuevamente con el único equipo que ha conseguido derrotarlo en lo que va de la temporada, NY Giants. Claro, eso sucedió en la semana 1. En aquel juego, ni Dak Prescott (227 yardas) ni Ezekiel Elliott (51 yardas, Td) lucieron espectaculares. La situación es muy distinta ahora, entre otras cosas, por la confianza que ha ganado el equipo.

La ofensiva de Dallas llega a esta semana como la #4 tras haber tenido su juego más modesto de la temporada con solo 17 puntos. El segundo menos productivo fue en contra de la defensiva de NY Giants, contra lo que solo anotó 19 puntos. Dejando del lado esos juegos, el mínimo anotado por Dallas ha sido de 24 puntos. La defensiva de NY ha ido a la alza y llega como la #9 (19.8 puntos por juego). Una de sus estadísticas más relevantes para este juego es que en casa no ha permitido más de 100 yardas terrestres en lo que va de la temporada. La ausencia de Jason Pierre Paul podría pesar para contener a Elliott, aunque Jonathan Hankins, Olivier Vernon y Damion Harrison se encontrarán listos para hacerlo. Será un partido en el que Prescott tendrá que poner el balón en el aire con más frecuencia.

Eli Manning viene de un mala exhibición en Pittsburgh (rating de 69.9). Sin embargo, jugando en casa lo ha hecho mucho mejor y aún con intercepciones, ha logrado llevar a su equipo a la victoria. Kirk Cousins ya puso la muestra de que no es tan complicado pasarle con efectividad a la defensiva de Dallas. Odell Beckham Jr jalará la atención de la defensiva, así que Sterling Shepard, Dwayne Harris y Roger Lewis tendrán más espacio para trabajar. En el juego de la semana 1, Manning pasó para 207 yardas, tres touchdowns y una intercepción. Así que no debe costarle volver a explotar contra la defensiva #29 en contra del pase.

Dallas se ha salvado de dos derrotas potenciales en las últimas dos semanas (Washington, Minnesota). Es innegable que lo ha hecho muy bien y merece ser reconocido como el #1 en la NFL, sin embargo, creo que NY Giants es un equipo que puede pararlo. Para que esto se de, Manning tendrá que dar un buen juego. La semana pasada, ya vimos al Manning “malo”, es probable que esta semana veamos el “bueno”, más ahora que es local. Pronóstico: NY Giants 27 – Dallas 20.

Baltimore (7 – 5) vs. New England (10 – 2)

Uno de los duelos más atractivos en los últimos años. Pocos equipos han logrado poner en tantos predicamentos a Bill Belichick y Tom Brady como lo ha hecho Baltimore. Ambos equipos vienen de ganar en la semana 13. Baltimore aplastó a Miami y tiene récord de 2 – 1 contra la AFC Este, mientras que New England le ganó a Los Angeles. Su récord en contra de la AFC Norte es de 3 – 0.

La ofensiva de Baltimore lució muy bien en la semana 13. Joe Flacco (381 yardas, 4 Tds, Int) tuvo su juego más productivo en 2016, mientras que Kenneth Dixon y Terrance West montaron una ofensiva terrestre bastante efectiva. En Foxboro, se encontrarán con una defensiva que aprovechó su enfrentamiento contra un quarterback novato, pero fuera de ese juego, no ha lucido tan efectiva como solía. La rotación de Dixon y West en la ofensiva terrestre, así como el resurgimiento de Dennis Pitta podrían constituir serias amenazas contra esta defensiva. No hay que olvidar que Russell Wilson tuvo mucho éxito trabajando con Jimmy Graham y, especialmente, CJ Prosise en la derrota más reciente de Nueva Inglaterra.

Tom Brady ha bajado el ritmo en sus últimos cuatro juegos. En estos, ha lanzado para siete touchdowns y una intercepción, mientras que en los primeros cuatro había lanzado para 12 touchdowns sin entregas de balón. En contra de Baltimore, tendrá que volver a echarse el equipo a los hombros, pues difícilmente LeGarrette Blount o alguno de los otros jugadores podrán hacer algo en contra de la mejor defensiva contra la carrera. Sin Rob Gronkowksi en el campo, la secundaria y linebackers de Baltimore tendrán un trabajo mucho más sencillo y podrán enfocarse en sacar del juego a Julian Edelman. Chris Hogan y Macolm Mitchell tendrán que marcar la diferencia o el juego se tornará bastante complicado para Brady.

Nueva Inglaterra ya ha caído dos veces en la temporada en el Gillette Stadium. Por supuesto, en una no estuvo Brady, pero en la otra, si. Después de lo hecho en contra de Miami, Baltimore llegará con confianza y creo que si pueden dar la campanada. Pronóstico: Baltimore 21 – New England 17.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s